miércoles, 12 de noviembre de 2008

Lámparas

Cómo me he reído colgándome de la lámpara,
haciendo locuras, muchas muecas y monadas.
Me he bajado de la lámpara con carcajadas,
mirando que las cortinas estaban echadas,
me quité la ropa desnudo libre en mi casa,
me he dado cuenta al mirarme que no pasa nada,
tengo el mismo vello, el sexo está igual (qué tontada),
de vez en cuando me haré el mono, es una gozada,
a ver si tengo más valor y abro la ventana,
-no pasa nada- en la tele no hay más que bobadas,
de vez en cuando hay que hacer las cosas alocadas,
pasé de la cordura y eché una mirada…
La gente se mete rayas, va alcoholizada,
entre estas pieles del árbol dejaré plasmada,
que una cosa es matarse poniéndose morada,
enganchada al mono cayendo reventada,
que escapar de lo absurdo con las huellas tintadas,
rozando la locura sin estar empanada,
creyéndome mono, animal o reencarnada,
en el mundo de poetas donde hablo adornada,
de unas lámparas llenas de monos decoradas.

Autor: Rafael Luna Gómez.


2 comentarios:

columna dijo...

Que no te importe que las columnas estén estén descorridas.¿ A quién le importa un mono haciendo sus monadas?
S. Manrique.

Rafael Luna Gómez dijo...

Hola Sagrario,
a mí me importan sobre todo los monos, lo que hacemos y no, corran, me encorran las columnas. Un abrazo corrido.