viernes, 14 de noviembre de 2008

Una postal gemelar a un hospital


Una postal gemelar a un hospital,
con habitaciones asfixiantes,
-bocas abiertas emanando tierra-,
pasillos eternos con miradas de angustia,
esperando un pequeño milagro.
Anuncian el estado en el que me encuentro,
horrorizado por el caos que provoco,
dentro y fuera de mi habitad.
Cuando la angustia me enferma,
advierto las realidad en su esencia,
enemigo confabulado con el entorno,
entorno,
del contorno,
del retorno al sobre morir.
Acuchillo su luz,
sus colores, con sus olores,
recurriendo a un estado febril,
encontrando un inesperado advenimiento,
“No hace falta ser la mano ejecutora para saberme y hacerme hombre”.

Rafael Luna Gómez.

2 comentarios:

marola77 dijo...

Hola Rafael soy Marian, de Barcelona y me encantan tus poemas, la verdad es que me gusta la poesía que al leerla no tienes que tener un profesor al lado para que te vaya traduciendo las, a veces imposibles e inteligibles, metáforas. Creo que la poesía llegaría más con una escritura legible, sencilla y comprensiva. Gracias este poema me ha gustado mucho. Te dejo mi blog por si quieres pasarte, en la pestaña superior de "un poco de amor" están mis poemas, porque escribo poemas desde hace muchos años. Un saludo cordial. Marian
http://marola77.wordpress.com/

Miguel Ángel Y. dijo...

Gracias Rafael por tu amabilidad y tu cariño. Precioso poema el tuyo: sentimiento, sensibilidad y honestidad poética. Te dejaré mi correo cuando nos veamos para recibir esas estupendas fotos. Un abrazo