miércoles, 3 de septiembre de 2008

LUIGI MARAEZ


Cuando mis halagos y ofrendas
crean una interrogación,
se clava lacerosa la espina de una rosa.
Brotando la prudencia,
sometiendo mis suspiros a una contestación load.

Un atril de poeta que me corona laureado,
“y a tantos otros”.
Boca que insufla reinando al verbo, “en ti la perfección hablada”.
Engalanando las sílabas y las vocales en ramilletes musicales,
con la serenidad que emana tu semblante blanco,
hechizando estos folios,
bailando la tinta de tu boca a mi boca.
Genio orador, coronas al poeta hermano,
en la forma en que cada cuál compone su idea.
De tu voz errante,
materia y cuerpo para la poesía con el poeta.
Los versos exhalan vestidos de tu voz y sentimiento,
naciendo en figura y en cuerpo…
Un pergamino fluyendo en la bondad de tus ojos,
en la sabiduría de tu conocimiento (pura esencia),
que desborda un maná al poeta y a su poesía.
Hermano de huella tintada, eternamente te nombro, Luigi Maráez.
Autor: Rafael Luna Gómez.

3 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Conoceros ha sido tan extraordinario, Rafael, que todo cuanto pudiera decir, sería poco.

Un gran abrazo
Marian Raméntol

Rafael Luna Gómez dijo...

Besos, más veces, en sitios extraordinarios o con poetas; lo demás viene solo.

Abrazo atronador.

tomserjo dijo...

Agradecimientos por compartir unos minutos de tu tiempo y transportarnos al pasado de Trasmoz y Gustavo Adolfo Bequer.

Adelante con el proyecto de la tia Casca, nos pareció fabuloso.

Saludos desde Catlunya.
Los Tres Amigos