viernes, 31 de octubre de 2008

A MIGUEL ÁNGEL YUSTA


Te siento, te siento
como cuando mi hijo palpa mi mano herida,
como su mirada niña a mis ojos.
Hablas como él cuando me dice,
- No pasa nada papá, no pasa nada.
Y si Francia a Editf Piaf,
tu nostalgia a mí.
Hablas y me dices,
- No pasa nada Rafa, no pasa nada.
Como la dama que acoge tus besos
con su exclamación para ti caballero.
Y si el poema al corazón,
tu poesía a mí.
Hablas y les dices,
- No pasa nada niñas, no pasa nada.
Como decirte que siento tu mano herida
con tu mirada a mis ojos.
Hablo poeta para decirte,
- No pasa nada Miguel Ángel, no pasa nada.
Y si sano a su padre,
tú, a mí.

1 comentario:

Miguel Ángel Y. dijo...

Emotivo y precioso, Rafa. Digno de un enorme poeta con un corazón cálido. Pero demasiado para mí....Mil gracias, amigo. Un abrazo.